Seguir

Abriendo la boca del animal sin dientes que se balancea susurrando canciones creadas por viejos indios y aprendidas por viejos piratas en las que un día se hablaba de la libertad de la tierra y de cuando no se podía comprar ni el agua ni el aire, puso primero un pie y luego el otro, como aquél que no está seguro de si el agua estará demasiado fría y, finalmente, se zambulló con un movimiento ágil para cubrir el resto del cuerpo y evitar cualquier mirada furtiva para dejarse mecer por la Noche.

Regístrate para participar en la conversación
Mastodonte.social

mastodonte.social es una instancia de Mastodon que forma parte del fediverse para la comunidad de habla hispana.